Sodoma, Gomorra y las consecuencias del pecado

Sodoma y Gomorra fueron unas ciudades que estuvieron a la merced del pecado por casi toda su historia. Poseían hermosas y fértiles tierras, pero las desaprovecharon para llevar a cabo los actos más despreciables por Dios. Y esto los llevó a su destrucción.

A lo largo de la Biblia y el Antiguo Testamento, se han visto muestras de ciudades e individuos pecadores que se les ha hecho una advertencia sobre sus comportamientos inaceptables, pero que han entendido el mensaje de Dios y se han convertido para bien.

Las enseñanzas de Sodoma y Gomorra

Sin embargo, Sodoma y Gomorra no son el más perfecto ejemplo. Son más bien, todo lo contrario al significado de arrepentimiento y la expresión máxima de la ira de Dios. Puesto que Él no desencadenó su poder solo porque sí, y a continuación veremos por qué.

1. ¿Qué fueron Sodoma y Gomorra?

Se le conoce como a Sodoma y a Gomorra como los nombres de dos ciudades vecinas de la época de Abraham, pero también es una historia bíblica que se relata en el Génesis. Y según este relato, ambas ciudades fueron castigadas por Dios por sus graves pecados.

En particular, este relato es uno de los más polémicos de la Biblia, no obstante, ambas ciudades se volvieron el perfecto ejemplo de las consecuencias colectivas de desafiar y ofender a Dios.

Además de mostrar perfectamente cómo Dios actúa como un juez implacable frente a los pecados graves, tales como los que condenaron a Sodoma y a Gomorra. Es tanta la influencia de este relato que hoy en día se le atribuyen términos todavía usados.

Por ejemplo, la expresión “sodomita” sigue siendo una referencia popular para referirse a los homosexuales varones. Y el término “sodomía” sigue perteneciendo a los diccionarios judiciales como un conjunto de actos sexuales que se consideran delitos.

Pero la adaptación de estas palabras tienen un contexto, que verás a continuación.

2. Historia de Sodoma y Gomorra

Hay que remontarse muchos más atrás de la tragedia para entender la historia. Puesto que Lot, sobrino de Abraham se separó de las tierras de su tío para poder mantener a su ganado y trabajadores en paz.

Lot decidió entonces establecerse en Sodoma, una tierra fértil y agradable a la vista. Sin embargo, sus habitantes cometieron pecados indiscriminadamente, junto a Gomorra, su ciudad hermana. Así que este tenía la misión de promover la conversión de ambas.

A pesar de ello, Lot permaneció allí, junto a su familia en las puertas de la misma. Por otro lado, Abraham en un momento recibe la visita de tres hombres que le expresan la decisión de Dios de destruir Sodoma y Gomorra. A lo que este intercede por los justos de la ciudad, como su sobrino y familia.

Uno de los misteriosos hombres promete ser piadoso, mientras esté encontrará a diez hombres justos. Mientras que los otros dos van a Sodoma y se presentan como seres celestiales ante Lot, por lo que este los hospeda.

Sin embargo, los perversos habitantes se enteraron de la visita de los hombres. Por lo que se conglomeran en frente de la puerta de Lot para que los entregase y corromper a sus visitantes.
Ante esto, los seres celestiales se dieron cuenta de que no había ser justo ni bueno en estas tierras, y a quien se alzó fuera de la puerta del hogar de Lot, lo dejaron ciego sin ningún rastro de piedad.

3. La destrucción relatada en la Biblia

Pero el relato no termina allí, los seres celestiales advirtieron a Lot de que las ciudades no tendrían salvación. Y que el plan de su destrucción divina seguía en pie, pero le dieron la oportunidad a él y a su familia de escapar antes de que esto se llevará a cabo.

De esta manera, el juicio de Dios cae tanto sobre Sodoma como en Gomorra, una lluvia de azufre calcinó a ambas ciudades hasta los cimientos. Por ello se menciona en el Antiguo Testamento que el Señor hizo caer fuego desde los cielos.

Destruyendo a las ciudades, y a toda la llanura cercana, con todos los habitantes dentro de ellas y el fruto de sus tierras. Para ese entonces, Lot ya había llegado con su familia a Zoar, la ciudad en donde los ángeles los habían mandado.

Sin embargo, la mujer de Lot miró hacia atrás a espaldas de él para contemplar la destrucción, pero se transformó en una estatua de sal. Luego, Abraham subió a un lugar donde solía hablar con Dios y presenció en la llanura el humo de la tierra.

4. El pecado y sus consecuencias

La destrucción de Sodoma y Gomorra no fue una idea fugaz de Dios, puesto que la decadencia de la ciudad se preveía desde hace muchos relatos. Principalmente, en el libro del Génesis se hace mención de que Sodoma era un lugar hermoso, pero que en los ciudadanos habitaba maldad.

También se menciona que los habitantes ni siquiera se avergonzaban de sus pecados, sino que se jactaban y eran descarados. Ni siquiera reconocían a Dios entre su inmoralidad, sus pecados se extendían desde la apatía e indiferencia a los desamparados, hasta actos repugnantes al Señor.

De esta manera, las interpretaciones de estos pasajes son varias. Puesto que la explicación más tradicional indica que estas ciudades fueron sometidas a esta condena debido a sus prominentes prácticas homosexuales entre hombres.

No obstante, otras explicaciones no reducen a solo este pecado como la causa entera del castigo de Sodoma y Gomorra. Porque, tal y como se mencionó, los sodomitas también vivían entre otros pecados sin ningún remordimiento.

Comenzando por la falta de empatía, la violencia, la desobediencia y sobretodo, la soberbia. Lo que deja a los escándalos sexuales como apenas la punta del iceberg de las razones del juicio divino de estas ciudades.

5. ¿Había perdón para Sodoma y Gomorra?

Este fue uno de los principales pecados de Sodoma y Gomorra, porque si tenían la posibilidad de salvarse del juicio de Dios. Porque, como sabemos, el Señor siempre tendrá sus brazos abiertos para quienes se atrevan a arrepentirse de sus pecados.

Pero, como mencionamos, la soberbia fue uno de las mayores faltas de estas ciudades, porque jamás llegaron a reconocer sus pecados en frente de Dios y solicitar su perdón. Puesto que los únicos que no son perdonados son los que no se arrepienten.

Por lo tanto, esa es una de las historias que señala que la falta más grave es la desobediencia y la soberbia ante los designios de Dios. Puesto que la salvación de los sodomitas estaba totalmente a su alcance.

Como ya lo hemos visto en otras historias bíblicas sobre ciudades inmersas en el pecado que han mostrado arrepentimiento de sus actos, Sodoma y Gomorra pudieron haber compartido el mismo destino.

Puesto que el corazón de Dios siempre está abierto para el perdón de los pecados. Como más claramente se puede ver en tanto el libro del Antiguo Testamento y en el Nuevo Testamento, mediante los cientos de relatos de aquellos a los que el Señor ha favorecido.

Sin embargo, esta es historia es la muestra y reflexión de que Dios podrá ofrecer salvación, pero si esta misma se niega, las consecuencias impartidas por el son extremadamente radicales y mortales.

Sodoma, Gomorra y las consecuencias del pecado, esbiblia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *