Oración a una madre difunta

Perder una madre es una de las experiencias más dolorosas para cualquier persona. Se trata de una de las figuras más importantes en la crianza de alguien, por no decir la más importante en algunos casos. Ya que es una influencia directa en la persona que nos convertimos al final de todo.

No obstante, a pesar de que no esté, podemos transmitir nuestros sentimientos a través de Dios y la oración. Y seguir pidiendo su bendición así se encuentre ausente en este mundo terrenal.

Índice de contenidos

Oraciones para una madre que falleció

Por eso, a continuación hay algunas plegarias para dedicarle a esa madre que ha partido, pero que sigue estando presente en espíritu.

1. Para una madre que se ha ido de este mundo recientemente, y por lo tanto el dolor de su pérdida es mucho más fuerte en estos momentos. Pero que ahora es cuando más necesita del poder de la oración para que pueda ascender a los cielos y para que Dios pueda perdonar sus pecados.

A pesar del dolor que se pueda sentir, es necesario pedir por su alma para que pueda vivir eternamente en el paraíso de Dios. Por lo que esta oración es pertinente para hacerla en conjunto con otros hermanos o todos los hijos de la misma madre. De tal manera, que se honre la vida de la persona difunta en la tierra.

2. Las oraciones y plegarias hacia un difunto son bastante idóneas para hacerlas en forma de poesías. Sobre todo cuando son destinadas a una madre que ha perdido la vida, y que aún se llora su pérdida. Pero que se espera que algún día se pueda encontrar con ella en el mundo perfecto de Dios.

Por otro lado, esta oración también sirve de redención para hacerle saber a Dios y a la madre difunta que se hará lo que se pueda para poder encontrarla en los cielos. Y además de solicitar que la presencia maternal lo rodee en vida.

3. Esta plegaria es especial para honrar a una madre que se ha ido de este mundo en el día de su cumpleaños. Puesto que su partida no significa que no se le pueda hacer saber mediante la oración que aún se le aprecia, así tal como se le apreciaba en vida.

Igualmente, se aprovecha para expresarle gratitud por todos los hermosos momentos que se vivieron junto a esta persona. Además de todas las buenas acciones maternales que realizó en vida. Y que no se olvidarán a pesar de su partida. Al igual que se agradece por su protección eterna desde los cielos.

4. Otra buena oración para rezar junto a los demás hijos de una madre que se ha ido. Pero que aún se le sigue teniendo presente en forma de los hermosos recuerdos que ella formó entre todos sus hijos. Y por eso se le dedica esta plegarias.

Por lo tanto es una oración idónea para realizar cuando esta persona tiene pocos días de haber fallecido, o bien en su aniversario de fallecimiento. Para hacerle saber que se hará todo lo posible para que todos sus hijos vuelvan a reencontrarse con ella en los cielos, y también solicitar la gloria e inspiración de Dios para obrar bien.

5. Una bonita oración para dedicar y pedir a Dios con respecto a una madre que ahora habita en los cielos junto a él. Pero que se reconoce que si ella ha atendido el llamado de Dios ha sido por algo, y que está en el lugar que debe estar.

También se hace una plegaria a la madre para hacerle saber que siempre está en la memoria de sus hijos, y de todo aquel que le haya tocado su corazón. Y que jamás será olvidada por sus buenas palabras y acciones que realizó en vida.

6. Esta es más una plegaria de súplica y de agradecimientos con respecto a una madre fallecida, o que bien está a punto de partir de este mundo. Puesto que se le suplica a Jesucristo que guíe hacia el camino de la paz a la madre por la quien se pide.

Además de mostrarse agradecido por las acciones que ha realizado esta persona en su vida maternal. Sobre todo por el amor y la guía que han sido un espejo del verdadero amor de Dios por todos sus hijos.

7. Otra buena oración para realizar en conjunto con los hermanos por una misma madre, que emplea el poder de las plegarias y de Dios para poderse comunicar con ella. Quien ahora reside en los cielos, pero que aún se le extraña con fervor.

Igualmente, se pide a Dios que perdone todos sus pecados y errores que ha cometido en vida. Para que pueda tener felicidad en dónde quiera que ahorita esté. Pero sobre todo, hacerle saber que aún se le recuerda y se le siente cerca como si estuviera con vida. Al igual que solicitar la paz para poder estar tranquilos con el hecho de su partida.

8. Una corta oración bastante significativa para expresarle a una madre que ha partido, sobre todos los sentimientos y experiencias positivas que ella brindó a sus hijos en vida. Desde el hecho de haber dado la existencia a sus agradecidos descendientes, hasta haber dado todo de sí en la crianza de estos.

Incluso se reconoce hasta los últimos momentos que ella tuvo en este mundo, que fueron los más ejemplares a los ojos de sus hijos. Y pedir a Dios que se lo recompense en su nueva existencia en los cielos.

9. Esta oración se dirige específicamente a la madre que ha fallecido. Sobre todo en una fecha especial como el cumpleaños de ella, o hasta el de la misma persona que está orando. Haciendo alusión de que estos días ya no son lo mismo, teniendo la ausencia de un ser querido como lo es la madre.

No obstante, igualmente se agradece por los días que si se compartieron junto a ella. Y todas las alegrías que ella inspiró cuando estaba en vida. Sin mencionar sobre todo el amor y las enseñanzas que dejó, que aún permiten tenerla en la memoria.

10. A pesar de que pase el tiempo, la pérdida de una madre puede sentirse tan dolorosa todos los días, tal y como en el día que ella fue llamada por Dios. Esta oración entonces es para brindarle paz a la persona que la recita un año después de la partida de su madre.

Puesto que también se hace consciente de que este ser querido ya está en un lugar mejor, y que ha sido decisión de Dios su partida. Y que por eso siempre se llevará en el corazón, así no esté presente en el mundo terrenal.

Cada una de estas oraciones sirven para honrar a una madre que ha partido de este mundo. Además de que brinda paz a la persona adolorida por esta pérdida, ya que claramente sus oraciones serán escuchadas y comprendidas por Dios.

El fallecimiento de una madre es una situación difícil, incluso más que la muerte de otros seres queridos. Pero solamente la conexión con Dios puede sanar una pérdida tan grande. Y una oración puede ser tan potente, que puede hacer reconectar a un hijo doliente con el alma de su madre, quien lo espera en los cielos cuando sea necesario.

Alberto Domínguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *