Oración por la familia, ¿Por qué Dios ama a las familias?

¿Estamos todos de acuerdo en que la familia es de las estructuras más importantes de la sociedad? Y no solo eso, para muchos de nosotros la familia es una de las cosas más importantes que existen, y es algo que siempre deseamos mantener bien, en unión y satisfechos. Sin embargo, la familia también tiene un valor más allá del palpable, de lo que podemos ver con nuestros ojos. Y es que Dios aprecia mucho a la familia, tanto es así que nuestro deber como miembros de alguna es rogar por ella, es por eso que queremos enseñarte algunas oraciones para que las realices en familia o solo.

¿Por qué Dios ama a las familias?

Como cristianos, o católicos, es necesario que conozcamos el valor que tiene la familia para nuestro Creador. De hecho, es tan importante para Dios que él tuvo la idea, porque Él sabía que los humanos nos necesitamos los unos a los otros, para apoyarnos, para construir y para ser felices, no solo para asegurar a la raza humana.

En el libro del Génesis, Dios hizo al hombre y a la mujer bendiciendolos, y les dio, entre varias, la misión «ser fructíferos y reproducirse», ordenando así una unión entre el hombre y la mujer, lo cual incluía lo sexual (Génesis 1:27-28).

Asimismo, en Génesis 2:24, se expresa la importancia del matrimonio, y de cómo pasamos de ser parte de una familia, a compartir nuestro ser entero con nuestro cónyuge, formando así una nueva familia, en la que tomaremos (ambos) decisiones ante Dios buscando su voluntad.

La familia perfecta a los ojos de Dios

Ahora que sabes lo importante que es la familia para Dios, ¿no te gustaría conocer cuál es la familia ideal a los ojos del Padre? Esto es importante, ya que Dios nos ama a todos, pero puede amarnos más si lo buscamos en unión.

Los padres en una familia de Dios

Marcos 3:25 nos dice, en esencia, que las familias debes estar muy unidas, y que esto es responsabilidad de todos, pero recae principalmente en nosotros como padres el trabajar para mantener a nuestra familia unida, como pasar tiempo juntos, tener metas y sueños comunes, ya que a Dios le da tristeza ver a familias peleadas o donde la comunicación falla.

1 de Timoteo 5:8 nos expresa que debemos proveer y cuidar a los miembros de nuestra familia. Nos explica en pocas palabras que tenemos el deber de estar pendientes de las necesidades constantes de los miembros de nuestra familia, para ayudarles así en todo lo que podamos.

En Proverbios 4:1-2 nos hablan de la importancia que tiene un padre frente a un hijo, y como estos deben tomarse el tiempo de hablar con sus hijos, y también ayudarlos en la toma de sus decisiones más importantes. También comunicarles lo que deseamos que sean, ya que muchas veces esperamos que sean algo que ni siquiera les hemos mencionado, o sin preguntarles qué es lo que realmente ellos desean.
Espiritualidad en la familia

Una de las cosas que Dios aprecia mucho en una familia es la espiritualidad, si lees Deuteronomio 6:6-7 sabrás que Él nos exige llenar a nuestra familia de su palabra, de la biblia, y te ordena como padre inculcarle a tus hijos su ejemplo de amor, y que deben estar de acuerdo con los mandatos de Dios.

Por otro lado, en 1 Crónicas 16:28-29, se nos hace referencia a que alabar a Dios es importante, sobre todo en familia, y que todos deberíamos postrarnos ante él y así adorarlo. Es importante que la familia vaya junta al templo y le reconozca a Dios con alabanzas todas las bendiciones que les otorgan a diario.

Los hijos para Dios

Los hijos también son importantes para Dios. En el Salmo 127:3 se hace referencia a su relevancia ante los ojos del Señor, ya que los hijos que Él nos da son solo una parte de la bendición que nos concede. Dios quiere que lo veas como cargas financieras o presiones, sino que los ames y eduques, hacerlos buenos con el prójimo y hacerlos participar en lo bueno de Dios.

En Proverbios 22:6 se nos dice muy claramente que es de vital importancia instruir a nuestros hijos, y enseñarles todos los buenos valores de convivencia y respeto que se necesitan para que se comporten y se porten bien ante todos. También es importante enseñarles la verdad sobre el evangelio, y darles a entender lo que es amar y seguir a Jesús, ya que buenas bases espirituales le ayudarán a confrontar las cosas más duras de la vida.

Asimismo, en Proverbios 6:20 podemos ver que Dios habla de obediencia, más específicamente dirigiéndose a nuestros hijos. Nos explica que es nuestro deber enseñarles los mandamientos de Dios, y que como buenos padres no les daremos órdenes sin sentido. Esto dará sus frutos más importantes cuando los hijos crezcan y reconozcan la sabiduría en las santas escrituras.

Oraciones para la familia

Aquí queremos presentarte una serie de oraciones que esperamos te gusten, y ahora que conoces que a Dios le gusta que lo adoren juntos, puedes usar algunas para rezar en familia, o en las diferentes situaciones en que se encuentren. No obstante, Dios aprecia mucho lo que tengas para decirle. Es por eso que no sería una mala idea esforzarse un poco e inventarte tú mismo o tú misma una oración, la cual será mucho mejor que ya en ella se expresarán tus necesidades personales y familiares.

Para bendecir el hogar

Es importante que Dios esté en nuestro hogar, y lo llene de su gracia y bendiciones.
Señor nuestro Jesucristo, que con tu Palabra todo lo creas y con tu presencia todo lo santificas. ¡Mira paternalmente a esta casa y a cuantos habitamos en ella y permanece siempre con nosotros! Que tus santos ángeles la custodien y alejen de nosotros todo mal; que florezcan en este hogar las virtudes que Tú nos diste de ejemplo; la fe sencilla en tu Palabra; la esperanza confiada en tu providencia; tu caridad que siempre una nuestros corazones; la humildad y paciencia que nos animen en las pruebas y trabajos de la vida y nos conforten en las visitas de la muerte; la obediencia con que Tú te sometiste a María y José, y la oración incesante que atraiga tu bendición y tu paz sobre nosotros y cuantos lleguen a este hogar.

Amén.

Oración para pedir por la familia y parientes

Aunque no siempre podemos saber por lo que pasan nuestros familiares o seres queridos, no está de más orar por ellos.

Te suplicamos, Jesus, por todos nuestros parientes y seres queridos y te pedimos estar siempre dispuestos a rogar por ellos. Condúcelos a la luz de la verdad, conservarlos siempre en esa verdad, si por dicha y concédeles el don de la perseverancia.

Te pedimos por nuestros parientes, padres y madre; por nuestros hermanos y hermanas, por cada uno de ellos en particular; por nuestros primos y toda nuestra parentela; por nuestros amigos más íntimos; por nuestros maestros y alumnos, por nuestros jefes y patrones, por nuestros servidores y trabajadores; por nuestros socios y compañeros de trabajo; por nuestros vecinos y por nuestros superiores; por todos aquellos que nos quieren bien y por los que no nos quieren; por nuestros enemigos; por nuestros competidores y rivales; por los que nos insultan y calumnian.

Te pedimos por ellos, no sólo en esta vida, sino también en su muerte, para que tengan la dicha de morir en gracia de Dios, para que Dios se digne reducir el tiempo de su expiación y admitirlos a su presencia.

Amén.

Orar por las dificultades económicas

Muchas familias pasan por problemas financieros, unos más graves que otros, por eso es importante refugiarse en Dios.

Señor, que has creado todo el universo y has dotado a la tierra de riquezas suficientes para alimentar a todos los hombres que habitan, ven en nuestra ayuda.

Señor, que cuides de los lirios del campo y de las aves del cielo, los vistes, los nutres y los hagas prosperar, manifiesta sobre nosotros tu providencia paterna.

Ayúdanos, Señor: ya que nuestra salvación sólo puede venir de hombres honestos y buenos, infunde en el corazón de nuestros prójimos el sentido de la justicia, de la honestidad, y de la caridad.
Cuida de nuestra familia, que confiadamente espera de ti el pan de cada dí­a.
Fortalece nuestros cuerpos.

Da serenidad a nuestra vida, a fin de que podamos corresponder más fácilmente a tu gracia divina, y sentir que sobre nosotros, sobre nuestras preocupaciones y angustias, vela tu amor de Padre.

Amén.

Novena para orar en familia

Con esta novena podrás hacer que tu familia aprenda a orar junta, y así crear ese hermosos hábito que todos necesitamos.

Día 1: ¡Oremos con el corazón de Jesús!
Día 2: ¡Oremos con el corazón de María!
Día 3: ¡Oremos con Jesús, el Pan de la Vida!
Día 4: ¡Oremos con el Espíritu Santo, seamos agradecidos!
Día 5: ¡Alabemos a nuestro Dios por la belleza de su creación!
Día 6: ¡Dejemos que Jesús viva a través de nosotros, con Santa Madre Teresa!
Día 7: ¡Dejemos que María viva a través de nosotros con San Juan Pablo II!
Día 8: ¡confiemos y mantengamos la alegría con Van!
Día 9: ¡"Toquemos a Dios" con nuestra Fe y démoslo a conocer con nuestra Alegría!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *