Oración al Santísimo

Se le conoce como el Santísimo al mismo Jesucristo o al Santísimo Sacramento. Que es una imagen sumamente importante en la religión cristiana. Ya que es el motivo de la sagrada eucaristía, siendo un rito en el cual se recibe el cuerpo y la sangre de Cristo en nuestros corazones.

Índice de contenidos

Oraciones al Santísimo (a Jesucristo)

Así que el tributo de esta ceremonia tan magistral se realiza con la oración al Santísimo, la cual puede tener variantes, pero que todas tienen la finalidad de concentrar la fe en una serie de palabras significativas y devotas hacia la fe cristiana. Como verás a continuación.

1. El acto de la consagración del Santísimo puede hacerse de manera voluntaria antes de acostarse. Lo cual implica a tener una buena oración para dormir con paz y siendo protegido por la gracia de Jesucristo y de Dios.

En este caso se presenta una oración a Jesús Solitario, al cual se le ofrece todos nuestros corazones para que pueda velar por nosotros. Además de pedirle que mantenga la llama de la fe encendida en todo momento.

Igualmente se pide por el bienestar de los menos afortunados, como los enfermos y aquellos que necesitan de la fortaleza de dios más que nadie.

2. Si se desea realizar una oración dedicada al Santísimo que no lleve muchos momentos, esta es entonces la más indicada. Puesto que rezar y establecer una conexión con Cristo no tiene que ser una cuestión de varias horas. Mientras demuestres la devoción en tus palabras, seguro serás escuchado.

En este caso se presenta una plegaria dirigida al Santísimo, en especial a todos los atributos de Cristo que han salvado a la humanidad y han perdonado sus pecados. Solicitando a este ser excepcional que la maldad no se acerque a la persona que está orando, pidiendo su defensa y su llamado en el momento de su muerte.

3. Muchos personajes santificados han realizado sus propias plegarias, en base a sus experiencias y encuentros que han tenido con Dios en este plano terrenal. Un perfecto ejemplo es Santa Teresa de Lisieux, quien realizó su propia oración dedicada exclusivamente al Santísimo.

En esta bella oración, se le dedica un especial amor a Jesucristo por ser el redentor de la humanidad, pero no por menos el salvador para la persona que ora. Ya que se reconoce a sí mismo como una flor marchita que el mundo no la necesita, pero que puede con ese peso gracias al amor hacia Cristo.

4. Las oraciones no son solamente poesía, a veces son proclamaciones firmes de la fe de los cristianos. Y el siguiente es un perfecto ejemplo para recitar en una misa grupal. Puesto que se pide por un colectivo de personas.

Desde iluminar a las personas en estados depresivos y a los gobernantes locales para que guíen bien a sus pueblos. Además de pedir la bendición de los matrimonios y la liberación ante el pecado.

Para poder encontrarse en los cielos con propio Santísimo, que representa claramente a Jesús. Siendo una oración bastante breve pero con mucho poder a la hora de expresarla.

5. Como se había mencionado anteriormente, los consagrados como santos de este mundo han repartido sus propias enseñanzas y milagros, además de haber compartido sus propias plegarias con las demás personas. Para que así pudiesen profesar su amor por Cristo y solicitar su bendición.

Así también fue el caso de San Ambrosio, quien recitó en su oración que reconocía todos sus pecados y su falta de control hacia ellos. Y que por eso solicitaba el perdón del Santísimo y la purificación de los pecados.

Tal y como hizo hace más de dos mil años atrás Al igual que su protección para no caer ante otras tentaciones.

6. Las oraciones al Santísimo son también consideradas adoraciones hacia la divina gracia de Jesucristo. Como se ve en el siguiente ejemplo, se realiza una especie de narración expresando la admiración que se tiene con respecto al hijo de Dios y todos sus atributos como la compasión y la fe.

Igualmente se solicita su perdón por los pecados cometidos y se expresa que se desea su presencia en todo momento, para evitar caer en las tentaciones, como un tema que anteriormente se ha leído en otras plegarias.

Para finalizar, confirma su amor por el Señor y pide que todos los males del mundo sean reparados.

7. Otro ejemplo de las oraciones que han expresado personalmente los santos terrenales, y que han compartido con todos los creyentes que los rodeaban en su época. Como es el caso de la oración al Santísimo de San Alfonso María de Ligorio.

La cual también puede considerarse como una adoración hacia Cristo, inspirado en su buen corazón y por haber restaurado a los seres humanos de la maldad y de sus pecados. Además de hacer otras menciones como a la virgen María, que es muy común escuchar su nombre en las oraciones cristianas.

8. La siguiente oración es un acto de esperanza que realiza una persona que ora, que mantiene una fe ciega sobre el poder e influencia de Jesucristo. Pero no se dice simplemente que se espera de él, sino que se mencionan las razones por las cuales tiene tantas expectativas con el Santísimo.

Señalando que es un ser que siente bondad, que aboga por la justicia de los seres humanos, que intercede ante el ascenso al cielo de todas las almas del mundo. Y que además es tan bueno que nunca ha faltado a las esperanzas de quienes creen en él.

9. La siguiente es una oración al Santísimo bastante breve y muy poderosa, gracias a su simpleza y lírica característica que presentan este tipo de plegarias. En este caso se le brinda una oración al Espíritu Santo, al Hijo y al Padre.

Se le pide por el pan, que bíblicamente podemos interpretarlo como el cuerpo de cristo. Que es uno de los atributos que quitarían el pecado de los seres humanos. Así que podrá ser una plegaria corta pero con un significado mucho más profundo de lo que se podía esperar.

10. Para finalizar, se tiene una oración de gratitud hacia el Santísimo, además de otros personajes divinos. En la cual se agradece principalmente a Jesucristo por su sacrificio que ha significado en una serie de ventajas para las personas en la tierra.

Además de estar agradecido por haber sido introducido dentro de la fe cristiana. También se reconocen a otros personajes bíblicos, como a San José que representa la imagen del protector.

Y la virgen María, que representa la viva imagen del amor maternal. Y por todo esto, la persona que recite esta plegaria debe estar tan agradecida como lo manifiestan estas palabras.

Así que las oraciones al Santísimo pueden ser dirigidas bajo diferentes perspectivas. Desde ser plegarias para solicitar algo o para agradecerle a Jesucristo. Pero lo que sí es cierto es que el motivo más común de estas oraciones es la petición de la redención y el perdón de los pecados de quien está orando.

Puesto que Jesucristo o el Santísimo se considera como el ser que tiene la capacidad de interceder ante Dios, y brindar el perdón a las personas que tanto le soliciten. Por lo tanto, es común ver oraciones en dónde se representa verbalmente el inmenso amor que tiene sobre la humanidad y la esperanza que significa para los creyentes.

Alberto Domínguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *