Oraciones a San Martin Caballero

San Martín Caballero, es conocido en el catolicismo y algunas iglesias cristianas como un aclamado e importante santo, considerado desde hace siglos como el Santo Patrón del Trabajo y las Oportunidades.

El mismo nació en el año 316, en lo que ahora se conoce mejor como Hungría, hijo de un oficial del ejército de Roma. A temprana edad fue forzado a cumplir servicio militar para el imperio romano, no obstante, posteriormente se volvió cristiano y vivió el resto de su vida como un monje, dejando su carrera militar a los 23 años.

San Martín decía Soy un soldado de Cristo y no es legal para mí luchar en un ejército. Una leyenda cuenta que en un día frío, mientras era soldado, San Martín encontró a un vagabundo semidesnudo, y el soldado procedió a quitarse su capa, cortarla en dos mitades y cobijar con una de ellas al hombre. Esa misma noche, Jesús apareció en sus sueños y dijo Martín me ha cubierto este día.

¿Qué hace San Martín?

San Martín Caballero fue un hombre de humildad que enseñaba la bondad del alma a quienes le conocían, y amaban la creación de Dios y a la naturaleza. Al ser conocido como el Patrono del Trabajo y las Oportunidades, suele verse con frecuencia en las entradas de los establecimientos comerciales.

Con esto busca venerar y así mismo pedirle patrocinio espiritual para que los negocios prosperen. También se le invoca a menudo para con su ayuda contar con sentimientos nobles y un corazón lleno de caridad. Muchísimos creyentes fieles dan testimonio de que el santo les ha concedido milagros de todo tipo.

Comúnmente se le da rezo para que haya abundancia de trabajo, para que se tenga buena suerte, para nuevos clientes en un negocio, para la obtención de trabajos o ascensos, o incluso para desarrollar o conservar un corazón caritativo y noble. Sin embargo, también puede servir para que el dinero nunca te suponga un problema.

Cómo orar a San Martín Cabellero

Este santo católico tiene su fecha de celebración comprendida en el 11 de noviembre, y su rito romano el 12 del mismo mes, e incluso el rito bizantino. Con mucha frecuencia le son ofrecidas por sus seguidores velas y veladoras de color rojo, mientras se le rezan novenas para alcanzar un milagro.

Como consejo para que las oraciones tengan mayor efectividad, recomendamos rezar con muchísima fe un padrenuestro, avemaría y gloria. Dar nuestra fe y creer firmemente en un Todopoderoso generan cimientos espirituales en nuestra vida, y gracias a estos cimientos todo es más sencillo.

Oraciones

Oración para deshacernos de la maldad y recibir ayuda

"En el nombre de Dios Todopoderoso, Señor San Martín Caballero, saca la sal de mi casa; Dame suerte, trabajo y dinero...

Oh Señor Misericordioso, dile a tu siervo Martín, Infatigable y celoso patrón de las almas, que levante su voz en este abismo en que me encuentro, que me preste su santa ayuda
en mis graves necesidades, que con su bondad me conceda alivio
en estos momentos de dificultad: que con su milagroso poder aleje a los que daño me quieran causar y me proteja de toda aflicción y maldad.

Yo te consagro este día en memoria de las esclarecidas virtudes de su santo sacerdocio.

Glorioso san Martín, bendito caballero, te pido con gran fe y humildad me consigas del Dios de las Misericordias que mis caminos en la suerte, el trabajo y el dinero se abran con claridad, para que nunca me falte lo necesario.

San Martín líbrame de enemigos y protégeme de todo mal.

Amén."

En esta oración podemos ver que una de las cosas que le pedimos a San Martín es que nos ayude, no solo de manera monetaria o física sino también, de forma espiritual entre el mar de oscuridad en que nos encontramos sumergidos.

También le pedimos que ahuyente a todos aquellos malos deseos de las personas que nos rodean y que pueden no tener la mejor de las intenciones, recordemos que quien menos pensamos podría tener envidia, y podría estar trabajando nuestros planes con maldiciones.
Todo esto se hace desde la humildad y una gran fe, colocando nuestra esperanza en este santo para que nos proteja y no nos desampare entre las adversidades.

Oración para la prosperidad laboral

“Bienaventurado San Martín Caballero, lleno del Espíritu del Señor, tuviste siempre una inagotable caridad con el necesitado.

Tu que lleno de amor y generosidad cuando viste al mendigo que se congelaba de frío, sin saber que en verdad era Cristo, no dudaste en darle la mitad de tu capa, y no se la diste entera pues la otra mitad era del ejército Romano; tú, que no buscabas reconocimientos sino sólo favorecer al prójimo, encontraste gloria ante el Señor, y cuando el Salvador se te apareció vestido con la media capa para agradecer tu gesto y te dijo "hoy me cubriste con tu manto", decidiste no servir más en el ejército y dedicar tu vida a Dios y a la salvación de almas, siendo desde entonces propagador de la fe y santo hombre entregado a quien lo precisara.

Glorioso san Martín tu que obraste milagros y prodigios que con alegría, amabilidad y la más exquisita bondad te ganaste los corazones de todos y no dejaste de trabajar por su bienestar, tiéndeme tu mano y ayúdame a salir de todas las carencias y problemas económicos que ahora me afligen y causan desasosiego.

Glorioso san Martín, bendito patrón mío, te pido con gran fe y humildad me consigas de Dios, la fuente de todas las Misericordias que mis caminos en esta tierra, mi trabajo y mis empeños se limpien y abran con claridad.

En el nombre de Dios Todopoderoso, Señor San Martín de Tours, aleja todo lo que me perjudica. Oh santo alivio, préstame tu santo amparo; ayúdame, te lo ruego en estos malos momentos:

(pedir aquí lo que se necesita)

Tú que tienes, noble san Martín, milagroso poder; lleva mis súplicas cuanto antes a los Cielos, pide para mi casa todo lo bueno, que los agobios, ruinas y pobrezas se vayan y la buena suerte entre en mi trabajo (o negocio) y con ella la abundancia y prosperidad, para poder ayudar a todos los necesitados.

San Martín, bendito obispo de Tours, que tus virtudes y caridad me acompañen siempre, yo no dejaré de rezar y agradecer al Altísimo los favores concedidos, y seré caritativo con todos mis hermanos y necesitados.

San Martín intercede por mí, y líbrame y protégeme de todo mal.

Amén.”

Antes de pedirle nuestros favores al santo, siempre es bueno venerar, y hacerle saber lo importante que es para nosotros su presencia en nuestras vidas, así como entender pedirle su ayuda por medio de Dios, para que ambos nos ayuden.

Posteriormente, pedimos que use su bondad, generosidad y poderes caritativos con nosotros, que nosotros seamos como ese vagabundo a quién ayudó con su capa, cobijandonos en su misericordia y suerte, para que podamos superar todo aquellos obstáculos, sean financieros o personales, que nos impiden avanzar hacia nuestro objetivo o felicidad.

Al mismo tiempo, le pedimos que haya mucha prosperidad en nuestro trabajo, o bien sea nuestro negocio, alejando también todas aquellas cosas malas que impiden nuestro desarrollo. Con ello, a cambio, prometemos y damos a entender que también es para poder ayudar con nuestra bondades a todo aquel necesitado, así como él lo hace con nosotros. También colocamos en la oración nuestra petición, para que sean concebidas específicamente.

Con esto también le pedimos a San Martín Caballero nos convierta en personas bondadosas con el prójimo, ya que con sus bendiciones y nuestra prosperidad seremos capaces y ayudar a quienes más lo necesiten, bien sean familiares o personas del mundo.
Después de realizar esta oración es recomendable rezar al menos un Credo, un Padrenuestro y un Avemaría y Gloria.

Novena de San Martín Caballero

Las novenas son conocidas en la religión católica como un importante ejercicio de devoción, el cual es practicado durante nueve días seguidos con el objetivo de obtener alguna gracias o pedir una determinada intención. Muy a diferencia de las octavas, con motivos festivos, las novenas se hacen por una intención, o bien para orar por una persona fallecida.

Si te han agradado las oraciones que te mostramos aquí, también te podemos compartir la novena a San Martín Caballero para el negocio, para así rezarla en momentos duros. Deberás rezar todas y cada una de las oraciones para el negocio, y tendrá que ser la respectiva a cada día durante los nueve días seguidos, para que así obtengas toda la ayuda que necesitas.

Primer día

San Martin Caballero, pide a nuestro Señor y a su Santísima Madre que nos den la gracia de la verdadera humildad para que no nos enorgullezcamos, sino que podamos contentarnos con los dones que Dios nos da.

Obtén para nosotros la luz del Espíritu Santo para que podamos entender, como lo hiciste, que el orgullo es un obstáculo para la unión con Dios, y que la verdadera felicidad solo proviene de hacer la voluntad de Dios. Amén.

Segundo día

San Martín Caballero, ¿por qué nuestros corazones son tan fríos y carecen de amor por el Hijo de Dios, que se hizo pequeño para nuestra salvación? ¿Por qué somos tan lentos para amar a Jesús, que nos amó tanto que dio su vida por nosotros? Pídales a Dios y a Nuestra Señora de los Dolores que nos hagan comprender que el único camino hacia la felicidad es amar y servir a Dios con todo nuestro corazón y toda nuestra alma. Amén.

Tercer día

San Martin Caballero, enséñanos a ser generosos con los dones que Dios nos ha dado. Haznos comprensivos con aquellos que están sufriendo y afligidos.

Oremos a nuestro Redentor y a Nuestra Señora de la Misericordia para que siempre seamos amables y generosos con nuestros

Cuarto día

Oh San Martín, necesitamos una fe fuerte en Dios y en su santa Iglesia, especialmente en estos días en que la religión a menudo se considera sin importancia. Traiga a todas las personas al conocimiento y amor de la verdadera Iglesia. Para que encuentren el camino de la salvación y la felicidad. Pídanle a Cristo y a Nuestra Señora del Buen Consejo que nos hagan fieles discípulos de Jesucristo en la vida y en la muerte. Amén.

Quinto día

San Martin Caballero, ayúdanos a tener una gran confianza en Dios todopoderoso. Haznos entender que Él es un amigo que nunca nos abandonará. Evita que pensemos neciamente que seremos salvos sin hacer nuestra parte, sino que también nos mantendremos alejados de la desesperación, que se olvida de la misericordia de Dios. Pídanle a Jesús y a su Madre que aumenten en nuestros corazones la fe, la esperanza y la caridad. Amén.

Sexto día

San Martin Caballero, ayúdanos a tener una gran fe en la promesa de Cristo: “Pregunta y te será dada; Busca y lo encontrarás; toca y la puerta se abrirá para ti “(Mt 7, 7). Haznos fieles participando en la Santa Misa y dedicando tiempo a la oración personal todos los días, para obtener las bendiciones de Dios. Pide a la Reina del Santísimo Rosario que interceda por nosotros también. Amén.

Séptimo día

San Martín Caballero, de ti aprendemos a ser dedicado y desinteresado. Usted nos enseña a evitar la ociosidad y la búsqueda de uno mismo. Danos parte del espíritu de penitencia que tenías, para que seamos constantes en la lucha contra la tentación. Pídanle a Jesús crucificado ya María, la Reina de los Mártires, que nos den la gracia para luchar la buena batalla. Amén.

Octavo día

San Martin Caballero, has sido levantado por Dios para que nosotros el camino a nuestro verdadero hogar. Nos has dado el buen ejemplo y el aliento que necesitamos.

Ahora nos damos cuenta de su vida, de que todo lo que tenemos que hacer para ganar la recompensa de la gloria es amar y servir a los mejores Maestros. Que seamos humildes para que nosotros también seamos exaltados a la vida eterna. Amén.

Noveno día

Señor Jesucristo, que inflamó el corazón de San Martín Caballero con un ardiente amor por los pobres y que le enseñó la sabiduría de rendirse siempre a la santa voluntad de Dios, concédenos que, como él, podamos ser verdaderamente humildes de corazón y llenos de una caridad como Cristo para el sufrimiento de la humanidad. Amén.

¿Qué se le coloca a San Martín Caballero?

Una cosa que le agrada mucho a este santo es el Rosabel, conocida como la flor de bola de fuego y albahaca. También debe ponerse en el altar agua alfalfa y cebada, preferiblemente dentro de un vaso.

El contenido del vaso debe ser regado periódicamente, exactamente cada 12 días, en la entrada de nuestro hogar, no en otras partes de la casa. Mientras se realiza el riego del agua en la puerta se pronuncian las palabras: San Martín Caballero, esta agua que yo riego en la puerta de mi casa, se convierta en fortuna, suerte, felicidad, trabajo y dinero.
Posterior al riego del agua y dicha oración, es necesario rezar tres Credos, cada uno de ellos es en honor a la Virgen Providencia.

Oraciones a San Martin Caballero, esbiblia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *