10 Oraciones al Justo Juez

Cuando se habla de orar al Justo Juez se ofrece la plegaria a Jesucristo como el único y auténtico portador de ese título.

Por tanto, las personas suelen orarle para que responda e interceda frente a sus situaciones de la manera más justa posible, de allí ese seudónimo tan conocido.

Índice de contenidos

Oraciones al Justo Juez

Estas oraciones suelen estar dirigidas para librar a las personas de persecuciones de justicia, guerras, encerramientos, prisiones, pestes y de malos deseos de las otras personas. Pero también se le suele rezar a este nombre, como cualquier otro nombre de Jesucristo.

Por lo que a continuación te presentamos algunos ejemplos de Oraciones al Justo Juez.


1. Divino y Justo Juez de vivos y muertos, eterno sol de justicia, encarnado en el casto vientre de la Virgen María por la salud del linaje humano.

Justo Juez, creador del cielo y de la tierra y muerto en la cruz por mi amor.

Tú, que fuiste envuelto en un sudario y puesto en un sepulcro del que al tercer día resucitaste vencedor de la muerte y del infierno.
Justo y Divino Juez, oye mis súplicas, atiende a mis ruegos, escucha mis peticiones y dales favorable despacho.

Tu voz imperiosa supera las tempestades, sanaba a los enfermos y resucitaba a los muertos como Lázaro y al hijo de la viuda de Naim.

El imperio de tu voz ponía en fuga a los demonios, haciéndoles salir de los cuerpos de los poseídos, y dio vista a los ciegos, habla a los mudos, oído a los sordos y perdón a los pecadores, como a la Magdalena y al paralítico de la piscina.

Tú te hiciste invisible a tus enemigos, a tu voz retrocedieron cayendo por tierra en el huerto los que fueron a aprisionarte y cuando expiraban en la Cruz, a tu poderoso acento se estremecieron los orbes.

Tú abriste las cárceles a Pedro y le sacaste de ellas sin ser visto por la guardia de Herodes.
Tú salvaste a Dimas y perdonaste a la adúltera. Suplicote, Justo Juez, me libres de todos mis enemigos, visibles e invisibles: la Sábana Santa en que fuiste envuelto me cubra, tu sagrada sombra me esconda, el velo que cubrió tus ojos ciegue a los que me persiguen y a los que me deseen mal, ojos tengan y no me alcancen, manos tengan y no me tienten, oídos tengan y no me oigan, lengua tengan y no me acusen y sus labios enmudezcan en los tribunales cuando intenten perjudicarme.

¡Oh, Jesucristo Justo y Divino Juez!, favoreceme en toda clase de angustias y aflicciones, lances y compromisos y haz que al invocarte y aclamar al imperio de tu poderosa y santa voz llamándote en mi auxilio, las prisiones se abran, las cadenas y los lazos se rompan, los grillos y las rejas se quiebren, los cuchillos se doblen y toda arma que sea en mi contra se embote e inutilice.

Ni los caballos me alcancen, ni los espías me miren, ni me encuentren. Tu sangre me bañe, tu manto me cubra, tu mano me bendiga, tu poder me oculte, tu cruz me defienda y sea mi escudo en la vida y a la hora de mi muerte.

¡Oh, Justo Juez, Hijo del Eterno Padre, que con Él y con el Espíritu Santo eres un solo Dios verdadero!

¡Oh Verbo Divino hecho hombre!

Yo te suplico me cubras con el manto de la Santísima Trinidad para que libre de todos los peligros y glorifiquen tu Santo Nombre.

Amén


Significado: Con este tipo de oraciones se da a entender el poder de intercepción que tiene Jesucristo para los creyentes. Recordando todos aquellos pasajes de la Biblia en dónde se destacó por su papel de juez, siempre velando por la justicia de los más desamparados y aquellos que crean en su palabra.

Igualmente, con este tipo de plegarias se pide a ese ser sagrado que también se interceda por la vida propia. Y que guíe a quien está orando en el camino de la vida con su omnipresencia y omnisapiencia. Incluso hasta los momentos finales que tendrá la persona.


2. Fieras que me atacan, Leones que me rugen, La maldad impera a mi lado, Siento temor y angustia. Ya no soy capaz de caminar, Me da miedo la injusticia,

Mis adversarios se burlan, Creen tener poder, Y aunque mi cobardía aparece, Existe un ser Supremo, Que sin duda siempre viene a mi auxilio.

Justo Juez ven, ven pronto a mí, Desplaza todo lo malo, Otros hombres me agreden y atormentan, Justo Juez ven, ven pronto a mí.

Grito y busco tu presencia en mi vida, Soy un hombre frágil, Te busco y no te encuentro, Ven, ven mi Amado Juez.

Que la hechicería y la maldad, Que el ocultismo y la santería, Que el demonio y el pecador, Dobleguen su cabeza, Váyanse de mi lado, Retírense prontamente, Justo Juez ven a mi auxilio, Te lo pido por favor.

Ya llega la calma y la serenidad, Ya los hombres aplauden y veneran tu nombre Santo, Gracias te doy Oh mi Justo Juez, Gracias eternamente, Aleluya, Amén


Significado: Esta oración se destaca porque se hace desde la posición de una persona que se encuentra totalmente hostigada y desesperanzada por su entorno. Los sentimientos de impotencia abundan en estas plegarias y por eso se solicita al Justo Juez que interceda con la mayor de las sabidurías ante esta persona.

Igualmente, la persona que recite esta oración tiene que tener la certeza de que existe un Ser superior que puede acabar con lo que le atormenta y llevarle hacia el buen camino de la paz espiritual y física. Sea un encierro u opresión que alguien más le está sometiendo a ello.


3. ¡Oh divino y Justo Juez que extiendes tu mano a pobres y ricos!,

Amante eterno del perdón y de la caridad,
Luz espiritual que alumbra los caminos más oscuros,
Palabra de vida y de amor profundo,
Enseñanza y testimonio que nos alimenta con la oración.

Tú que padeciste los maltratos y humillaciones más terribles,
Que siendo Santo y puro aceptas con humildad los peores castigos,
Tú que siendo el rey de reyes, el que vive y reina sobre todo mal y toda la humanidad,
Acogiste sin murmurar ni reproche los más dolorosos golpes,
Y entregaste todo por nuestra salvación,
Llegue hasta ti nuestra oración y nuestra petición.

Demonios y poseídos de ti huían por el poder de tu oración,
Levantaste enfermos de sus lechos,
Curaste a los ciegos de su ceguera,
Devolviste la salud a los leprosos,
Diste vida y pan a los que te seguían.

Multiplicaste los peces y los panes para dárselo a la multitud,
Abriste las aguas y por ellas caminaste,
Diste el día y la noche,
La paz y la armonía,
Tú nuestro Juez Justo sin reparo acompañas a tu pueblo,

Sin limitaciones lo entregas todo,
Y cumples con tu promesa,
Cuando un devoto a ti acude,
No humilles ni traicionas,
No ofendes ni lastimas,

Tú nos enseñas por medio de parábolas,
Dejas en una herencia eterna en las Sagradas Escrituras,
Escuchas nuestra oración y acudes a nuestro favor.

Amén.

Divino y Justo Juez, te rezamos un Padre Nuestro confiando en tu poder santo


Significado: Son bien sabidas las andanzas de Jesucristo gracias a los pasajes de la Biblia. Y gracias a eso sabemos las muestras de justicia que impartió en su camino. Siempre teniendo compasión por los menos afortunados. Ni mucho menos mostrándose superior ante los demás.

Con dicha humildad, es recordado por ser el Justo Juez que fue en vida, para repartir equitativamente su bondad y palabras sagradas a dónde iba. Y esta oración es precisamente para rendir un reconocimiento a esos caminos que recorrió sin pedir algo a cambio, pero siempre manteniendo su espíritu sobre todas las cosas.


4. Querido Señor Jesús. Tú naciste libre.

Tu espíritu todopoderoso es libre, aunque tu cuerpo físico aparentemente no lo esté.

Él, que es tu presencia divina, está dentro de tí, te acompaña siempre yo invoco a esa presencia espiritual en ti y le pido que te saque en libertad, esa libertad que a todo ser viviente le corresponde por derecho de conciencia.

Yo soy la puerta abierta que ningún ser humano me puede cerrar y esa puerta que te lleva hacia la paz, hacia el amor a Dios y a tu prójimo, hacia el bien y hacia tu felicidad, se te va a abrir ancha y franca, ahora y para siempre.

Amén


Significado: Pese a que en esta oración no se refiere a Jesucristo como el Justo Juez, pero esa interpretación queda como implícita. Puesto que todas las oraciones que honren a este personaje pueden considerarse como las mismas pero en diferentes contextos. Y en esta ocasión se reflexiona sobre su influencia sobre el orador.

Además habla sobre Jesucristo como la puerta hacia la bondad de Dios, el verdadero creador. Y quien también decide sobre lo que es bien y mal en la existencia del ser humano. En definitiva, es una corta oración para ofrecer plegarias a Jesucristo y a Dios cada día.


5. Hay leones y leonas que viven contra mí; deténgase en sí propio como se detuvo mí Señor Jesucristo con el Dominus Deo y le dijo al Justo Juez: Ea Señor a mis enemigos veo venir, pues tres veces repito: ojos tengan y no me vean, manos tengan y no me toquen, boca tengan y no me hablen, pies tengan y no me alcancen, con dos los mido, con tres les hablo, la sangre les debo y el corazón les parto.

Por aquella Santa Camisa en que tu Santísimo Hijo fue envuelto, es la misma que yo traigo puesta y por ella me he de ver libre de prisiones, de malas lenguas, de hechicerías y de maleficios y para lo cual me encomiendo a todo lo angélico y sacrosanto y me han de amparar los Santos Evangelios pues primero nació el Hijo de Dios y vosotros llegáis derrotados a mí, como el Señor derribó el día de Pascuas a sus enemigos, de quien se fía es de la Virgen María, de la hostia consagrada que se ha de celebrar con la leche de los pechos virginales de María Santísima, por eso me he de ver libre de prisiones, ni será herido, ni atropellado, ni mi sangre derramada, ni moriré de muerte repentina y también me encomiendo a la Santa Vera Cruz, Dios conmigo, yo con Él. Dios delante, yo detrás de Él.

Jesús, María y José


Significado: Esta oración también contiene un pasaje bíblico, de cuando a Jesucristo comenzó a ser considerado como el Justo Juez. En este caso se le pide que aleje de la persona que ora de las malas influencias y falsas religiones que se profesan en el mundo. A su vez recordando su poder divino.

Finalmente, se declara que el poder de Justo Juez intercederá ante cualquier fuerza opresora que intente atacar contra la persona que recite estas palabras. Y que la muerte de este último no será solitaria, puesto que estará acompañado de los seres divinos, quienes lo guiarán hacia el cielo.


6. La Santa compañía de Dios me acompañe y el Manto de Santa María, su madre, me cobije y de malos peligros me defienda, Ave María, gratia plena, Dominus Tecum, me libre de todos los espíritus bautizados y sin bautizar. Los voy a vencer. Cristo reina, Cristo de malos peligros me defienda, el Señor y justo individual hijo de Santa María Virgen, aquel que nació en aquel solemne día, que no pueda yo ser muerto, ni que me quieran mal.

Tengan ojos y no me vean, manos no me toquen, hierro no me hiera, nudos no me aten. Dios le dijo a Libón, que con tres nueces no pudieran hacerme daño, ni a ti ni a ninguna persona que la trajera consigo y te defendiera aunque no lo digas, Amén, Jesús, María y José, Dominus Tecum Verbum Carum.

Santa María piadosa, madre de nuestro Señor Jesucristo: al monte Tártaro entraste, la gran serpiente encontraste; con el cíngulo la ataste, con hisopo de agua bendita la rociaste, al mundo la sacaste. Ablandar el corazón a mis enemigos, que ojos tengan y no me vean, pies y no me cojan, manos no me toquen, hierro no me hiera, nudos no me aten, por las tres espadas de San Julián sean vencidos, con la leche de la Virgen sean rociados, en el Santo Sepulcro sean sepultados. Amén.

Jesús, María y José, tres Padres Nuestros a la muerte y pasión de Nuestro Señor Jesucristo.

San Idelfonso, bendito confesor de nuestro Señor Jesucristo: bendeciste la hostia y el cáliz, en el Altar Mayor, bendice mi cama, mi cuerpo y mi casa y todo mi alrededor, líbrame de brujos, hechiceros y personas de malignas intenciones, con tres te mido, con tres te parto, con la gracia de Dios y el Espíritu Santo. Amén, Jesús, María y José


Significado: Una extensa plegaria para expresar devoción hacia el Justo Juez. En la cual, primero se menciona en nombre de Cristo y de su madre, la Virgen María. Y que también se recita un pasaje bíblico, del cual anteriormente ya se ha mencionado. Mencionando a San Ildefonso como un confesor para el Justo Juez, Jesús.

Se hace mención de que en un intermedio debe rezarse también tres Padres Nuestros para honrar la pasión y muerte de Jesucristo por los pecados del mundo entero. Culmina entonces con una alabanza a Jesús, María y José.


7. Por siempre serás mi Dios y en ti siempre me cobijare. Pido perdón por todas mis ofensas y te hago saber que estoy seguro que con tu amor tendré más entendimiento para convivir con mi prójimo. Amén


Significado: Las oraciones cortas también pueden ser dedicadas para el Justo Juez para que interceda en tus situaciones más apremiantes y te de un juicio equitativo. En este caso, se le hace saber al Ser Supremo que se han hecho ofensas. Pero que también se solicita su perdón.

Igualmente, implora por su iluminación para saber convivir con las otras personas. Para así tener una mejor comprensión sobre los demás, y evitar expresar ofensas sobre ellos sin conocer sus situaciones. Así se pretende tener una mejor intermediación de Jesucristo ante los pecados propios.


8. Señor que estás en los cielos, concédeme tener la paz suficiente para bendecir mi día, que nunca me haga falta tu amor, ni el de mis seres queridos, que siempre seamos unidos y para que nunca te difamen en contra de tu nombre y vivamos con el alma llena por tus bendiciones. Amén


Significado: Una oración que solicita al Justo Juez que se interceda en la vida diaria de una persona. Si bien, se suele orar a este nombre para implorar por la liberación de una opresión o de encierros.También se puede evocar la palabra para buscar la paz y la sabiduría en general, puesto que se trata del mismo señor Jesucristo.

Por lo tanto, una oración corta pero bastante significativa podría ser muy útil para realizarla entre familias. Puesto que así, todos los miembros se mantienen unidos bajo la paz que traiga el Justo Juez.


9. Que el amor del padre nunca me falta ni tampoco a mi familia, pues no somos nadie sin él. Tú que escuchas mis plegarias, dame entendimiento para tratar a todos por igual, para que mi pasión crezca y nunca dejemos de alabar tu nombre. Amén


Significado: Otra corta oración y plegaria para expresarla en un momento familiar. Ya que se expresa que los miembros de la familia confían en que sus plegarias están siendo escuchadas. Por lo que no se dejará de rendirle y expresar el aprecio que se le tiene al Justo Juez mediante este tipo de oraciones.

Esta es otra muestra de que no solamente se le puede orar al Justo Juez con causas de encierros presidiarios o por motivos de opresión por parte de otras personas. También su palabra puede ser invocada para solicitar la paz entre las familias y pedir por su sabiduría para saber lidiar mejor con las cosas.


10. Estas humildes palabras son para Dios, para que él escuche que mi pasión por él crece, y que yo no sería nadie sin su bendición. Pido para que tu amor abunde en el mundo y cesen los problemas y las guerras. Dios, damos un poco de esperanza y claridad a la hora de avanzar por los caminos difíciles. Amén


Significado: Para finalizar, una pequeña oración dedicada tanto para el Creador Supremo y para el Justo Juez, o Jesucristo. En la cual se reconoce la impotencia que se sentiría si ninguno de estos seres colocara su manto sobre la persona que está realizando el rezo y sobre su familia.

En este caso, el orador toma conciencia sobre las situaciones de injusticias que abruman al mundo, y pide al Justo Juez que interceda sobre esas causas. Y que libere a la mayor cantidad de personas de esos yugos, como le parezca conveniente. Igualmente, solicita esperanza para tener una mejor visión de las cosas y lidiar mejor con ellas.


Como ya habrás visto, el Justo Juez es un seudónimo para Jesucristo, puesto que se ha conocido por sus obras en vida por hacer trabajo de mediador en diferentes situaciones que vivió. Y también por repartir equitativamente sus milagros ante los más desamparados. Por lo tanto, el Justo Juez es la esperanza para aquellos en una situación de opresión.

En otras palabras, se le reza a este nombre para pedir claridad y esperanza sobre situaciones de encarcelamiento, opresión, guerra, maltrato e injusticia. Para hacer que interceda su poder sobre el destino de quien reza. Sin embargo, también se puede invocar su palabra para pedir claridad y paz, en conjunto de los miembros de la familia.

Alberto Domínguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *