Salmo 119: explicación del pasaje bíblico

¿Qué secretos esconde la vida? ¿Cuales son las cosas que toda persona nunca debería dejar de hacer en su vida, o al menos intentar? La respuesta a esta última pregunta es fácil de responder. Más allá de conocer el amor, formar una familia o viajar alrededor de todo el mundo, una de las cosas que todo ser humano debería intentar hacer es leer la Biblia. Seas creyente o no, la Biblia es un libro muy importante en la historia de la humanidad, y sus pasajes podrían iluminarte. No obstante, hay una parte de la Biblia, los Salmos, que es muy particular, más concretamente el Salmo 119, y te explicaremos porqué.

Los Salmos, ¿qué sabemos de ellos?

Una de las cosas que sabemos del Libro de los Salmos es que fue escrito por múltiples autores, situados alrededor del siglo X y siglo V a.C. En este libro podemos encontrar referencias proféticas sobre el Salvador, y el mismo se divide en cinco partes principales, las cuales van desde salmos 1- 42; 42-72; 73-89; 90-106; 107-150.

Otra cosa que sabemos sobre los Salmos es que fueron escritos originalmente como una forma de himnos para ser cantados en los servicios religiosos, dichos himnos eran usados para orar, alabar y meditar (de hecho algunos son similares a poesía hebrea). Un hecho es que la palabra «salmos» significa «alabanzas» en griego.

Leer el Libro de los Salmos, ¿por qué?

Así como cada cosa en la vida tiene su propósito, leer este libro de la Biblia lo tiene también, y eso incluye leer el libro de los Salmos. La Biblia puede ayudarnos en muchas cosas, como conocer a Dios, saber cómo debemos llevar nuestra vida como cristianos, o incluso encontrar, entre sus pasajes, una palabra de sabiduría que sea capaz de solventar nuestras dudas y sea lo que necesitamos oír.

Estudiar el Libro de los Salmos puede ser de gran utilidad para acercar a los alumnos a Dios, y ayudarles en la tarea de sentir Su amor. De hecho, estos pasajes han sido empleados como una forma de inspiración desde tiempos antiguos, continuando incluso como algo valioso para la adoración de los cristianos.

Los Salmos son una clase colección sobre himnos poéticos, alabanzas y peticiones israelitas, y sus versos pueden llegar a ser muy importantes para quienes busquen formas distintivas para adorar al Señor. Asimismo, si se estudian las verdades expresadas en el Libro de los Salmos, pueden inhibir la paz e inspiración a los alumnos para alabar y confiar en Dios.

Salmo 119, ¿qué lo hace tan especial?

El Salmo más conocido de la Biblia es el 23, pero sin duda el 119 tiene mucho qué decir. Y nunca mejor dicho, puesto a que es el versículo más largo de todos, con más de 170 versículos, y no es solo el salmo más largo, sino que también es el capítulo más largo de toda la Biblia.

No obstante, eso no es todo. Todos y cada uno de los salmos que podemos encontrar en el Libro de los Salmos poseen un nombre como título. Ese no es el caso con este, además de que no nos mencionan cuál es el salmista que lo escribió. Esto es algo que llama mucho la atención ya que solo lo vemos en este salmo en particular.

Sumándose a ello, más allá de lo largo del salmo y el desconocimiento de quién lo hizo, algunos lectores son los que se dan cuenta de su significado profundo. Muchas personas que lo han leído caen en tenerlo como un salmo que repite numerosas veces una sola corriente y que está lleno de peticiones. Pero la verdad es que quienes nos dedicamos a estudiar los pasajes bíblicos nos damos cuenta de su amplitud y profundidad de pensamiento, tanto que cada vez se hace más fresco.

Se cree popularmente que fue escrito por el Rey David, por el estilo que posee, lo cual incluye sus tonos y expresiones, y pese a no tener nombre se le ha llamado de numerosas formas, entre las que resaltan «Escuela de la verdad», «Almacén del Espíritu Santo» y «Alfabeto del amor divino».

Desglosando el Salmo 119 y su significado

Ahora, empecemos mencionando que no vamos a dar un análisis muy completo de este Salmo, debido a que es bastante largo y podemos encontrar grandes cosas dentro de él. No obstante, vamos a hablar un poco de las principales, y también vamos a mencionar, ya para el final, cuales son otros aspectos. De todas formas, puedes leer el Salmo con tu Biblia o bien en internet gratuitamente.

Los primeros versículos del Salmo 119 hablan de los bienaventurados, de lo satisfactorio que es para los cristianos guardar los estatutos de Dios. Hablan sobre lo que significa la comunión de corazón con Dios, tener una relación con Él, mencionando que dicha comunión se goza por medio del amor a la Palabra, ya que es la forma en que Dios se comunica con las almas por medio del Espíritu Santo.

El Salmo dice que los bienaventurados pueden resbalar ante las tentaciones de la carne, pero no hacerlo por costumbre. Explica que un hombre que no hace el mal es capaz de pecar deliberadamente, e incluso disfrutarlo, ya que está inclinado naturalmente a hacer el mal. No obstante, solo los renovados por la gracia de Dios no son «deudores» de la carne, puesto a que han aceptado otro tipo de deuda y obligación, la cual es servir a Dios.

Otra cosa a destacar del Salmo, es que habla de las personas que al dirigir negocios o ocuparse de sus asuntos lo hacen hasta el cansancio, y ponen pasión en lo que hacen. El salmo 119 expresa que es así como se debe adorar al Señor, ya que es un amo que exige diligencia de sus siervos, y solo se contentó con tal dedicación.

Y así, este Salmo habla muchísimas cuestiones más, las cuales sin duda valdría la pena que descubras por ti mismo o tú misma, y aprendas un poco más acerca de la Palabra de Dios, y de lo que tiene para decirte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *