Salmo 18: explicación del pasaje bíblico

¿Dios está contigo? Claro que lo está. Dios está en todos lados y en todos nosotros, obrando y haciéndonos mejores personas desde que entramos al mundo del cristianismo. Dios es nuestro refugio, nuestro cobijo, nuestra comida y nuestra agua, ya que sin él no somos capaces de vivir. Aquellas personas que tengan mucho tiempo siguiendo los pasos del Señor sabrá que día tras día las personas experimentan milagros y bendecidas. Esta cualidad de Dios es nombrada varias veces en la biblia, y una de ellas es en el Salmo 18. Si quieres conocer más, quédate en este artículo.

¿Cómo nos ayuda Dios?

Ciertamente si Dios está en todos lados, significa que está en mis mejores momentos, ¿no? Claro, Dios nos ayuda con nada más ni nada menos que su presencia, la cual puede incluso hacernos sentir bien en los peores momentos. Esto lo sabemos porque hay muchas referencias en la Biblia a personas que no fueron abandonadas por Dios en sus peores crisis.

Una de las cosas que podemos recordar de su presencia es que no recuerda a su amor inconmensurable, y es una de las formas en que le sentimos cerca de nosotros. De hecho, Dios promete que a las personas que le dan su fe una morada en sus corazones, e incluso si pecamos y caemos Él seguirá con nosotros, porque su amor es incondicional.

Por otro lado, su presencia nos entrega una de las mejores compañías, la de su gracia. Su presencia es una forma de recordarnos que no estamos solos en la vida, y que Él siempre camina, duerme y come con nosotros donde sea que estemos. Pese a que es fácil sentirse solo en un mundo lleno de personas, cuando sabemos que el Señor está ahí con nosotros entendemos que nunca estamos solos en la vida.

No menos importante, también sentimos paz. Muchas veces la paz es todo lo que necesitamos, y solo Dios es capaz de darnos la paz que de verdad queremos, esa que sentimos en lo más profundo de nuestro corazón. Incluso si nos angustiamos porque las cosas no salen como queremos, debemos entender que Dios tiene todo bajo su control y que Él está obrando en cada cosa que pase.

¿Qué quiere decirnos todo esto?

Esto no significa otra cosa más que: Dios es tu amigo. Para algunos es un padre, para otros una madre, un hermano o un profesor. Pero en todas y cada una de estas formas el Señor es tu amigo. Te ayuda en tus momentos difíciles, te ayuda a conseguir lo que quieres con su gracias y bendiciones, y es capaz de cuidarte ante cualquier situación.

Es por ello que lo mejor que podemos decirte es que NO te alejes de Dios en los momentos de adversidad, porque de hecho es lo que más necesitas en dichos momentos. Lo mejor que puedes hacer es buscarlo, y pedirle que te muestre su presencia. Empezarás a tener todos los beneficios que te mencionamos.

No obstante, ten en cuenta que todo se vale por la fe, y que de nada sirve orar sin confianza ni fe en que Dios está contigo. Además, es posible que no notes su presencia de inmediato. Con el tiempo podrás aprender de distinguir Su presencia en tu vida, y eso te llenará de confianza, solidaridad y paz.

¿Cómo nos ayuda Dios? Salmo 18

Ya te dijimos que Dios nos ayuda, y que obra en nosotros y las cosas que nos ocurren. No obstante, ¿cómo es que esto se ve reflejado en el Salmo? Si lees los primeros dos versículos de este pasaje bíblico te darás cuenta de lo que estamos hablando.

En los primeros versículos El Rey David se refiere al Señor con una serie de adjetivos muy interesantes, entre los cuales se encuentra «roca», «amparo» y «escudo», entre otros. Si seguimos leyendo hasta el versículo número 6, podemos entender que Dios está en nuestro refugio, y que él no va a desampararnos en ningún momento de nuestra vida.

Podemos ver como el Rey David tiene completa confianza en Dios, y expresa que en la mayor de las adversidades, en sus peores momentos, elevó su voz hacia el Señor invocándolo, y éste sin dudarlo le escuchó, pudiendo así salvarlo de sus enemigos y peligros. Dios es la fortaleza, un lugar seguro con el enemigo no puede seguirnos, es la roca que no es movida nunca por quien desee dañarnos. Es nuestro escudo que se interpone siempre entre nosotros y el peligro que yace frente, es la fuerza que simboliza su salvación y poder. Podemos ver que también se le dice «alto refugio», lo cual significa que Dios está por encima de nuestros enemigos siempre.

Presencia de Dios en el Salmo 18

Ya te mencionamos qué es lo que la presencia del Señor, y tratamos de explicarte lo que se siente estar con Él. No obstante, en este pasaje de la Biblia podemos encontrar una descripción de una manifestación divina, que sólo es atribuible a Dios. Concretamente desde el versículo 7 hasta el 15.

Podemos notar como David utiliza palabras hermosas, sobrecogedoras y muy bien empleadas para describir una manifestación del Altísimo. Vemos que la tierra se estremece, los cielos se inclinaron y bajó. Incluso se dice que cayeron granizos, rayos y mucho más. Pero ojo con esto, Dios estaba molesto, pero no con David.

Si leemos el versículo 16 vemos como David relata la forma en que Dios le salvó de sus enemigos y de quienes le detestaban, enemigos que eran incluso más poderosos que David no pudieron con Dios. En el versículo 20 vemos que David habla que Dios le trató por lo limpias que estaban sus manos, es decir, al Señor deleitarse en David por su fe, le trató muy bien. En los siguientes tres versículos leemos que esto es porque David siguió los pasos de Dios, obedecer sus leyes y que a los ojos de Dios él no era culpable de nada.
Lo que sigue del salmo expresa como Dios ayuda a los buenos, como es justo con los justos y tortuoso con quienes hacen el mal. Dios salva a su pueblo, y a los que son de Él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *