Salmo 8: explicación del pasaje bíblico

¿Qué somos? ¿Cómo será nuestro futuro? ¿Qué haces aquí? Estas son solo algunas de las tantas preguntas que como seres humanos nos hemos planteado desde hace cientos de años. Es normal pensar que como personas pensantes nos hagamos preguntas sobre nuestro origen y hacia donde nos dirigimos, buscando las respuestas en libros, estudios y muchas más fuentes de información. No obstante, no siempre buscamos en el sitio correcto: la Biblia. En este artículo abarcaremos este tema desde el punto d vista cristiano y con un análisis del Salmo 8.

El octavo salmo

El salmo se encuentra en el Libro de los Salmos, ubicado entre los himnos del Antiguo Testamento, y es parte de textos utilizados para alabar a Dios. Es normal que en estos himnos se exalte la grandeza y perfección de Dios.

No obstante, el Salmo 8 es un poco especial. Si lo leemos, nos daremos cuenta que el pasaje bíblico es realmente un afirmación sobre el poder del hombre sobre la creación de Dios, tomándonos como el maestro de dicha creación de Dios, y al mismo tiempo es una alabanza a las maravillas que el Señor a hecho para nosotros. En pocas palabras, plantea que el hombre sea el Dios de todo lo creado, desde lo que está bajo nuestros pies hasta lo que habita en los mares.

¿Qué plantea el Salmo 8?

El salmo 8 entre sus versículos plantea una pregunta bastante interesante. En el cuarto versículo reza «¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria y el hijo del hombre, para que lo visites?» Esta pregunta podremos responderla en breve. Mientras, podemos ver que qué otras cosas enseña el pasaje bíblico.

Por otro lado, el salmo presenta entre sus líneas la grandeza del Señor, y la compara con la pequeñez e insignificancia del hombre. Posteriormente, nos presenta a la raza humana como algo pequeño a lo que Dios le ha dado dignidad. También se hacen referencias a otros libros de la Biblia y hechos que ahí se narran.

Por último, el salmo 8 realiza una manifestación de la gloria de Dios revelada en la misma creación, principalmente en la del hombre como tal, e intenta llevar su hilo sobre la relación que existe entre el hombre y el resto de la creación de Dios.

“¿Qué es el hombre?” Interrogante del Salmo 8

Si preguntamos por allí qué es el hombre, las respuestas pueden variar bastante. Algunos te dirán, desde el lado biológico, que el hombre es parte del reino animal, un mamífero, un primate. Es un homo sapiens, traducido del latín como “hombre sabio”, distinguiéndose así del resto de animales homínidos, gracias a que es un ser con razón con capacidad de pensar y razonar. Es capaz de aprender, crear y enseñar.

Si leemos el salmo notamos que tiene 9 versículos, y precisamente en el centro nos yace una pregunta de parte del salmista. Podemos resumir esta pregunta como: ¿Qué es el hombre?. Esta pregunta podría interpretarse como «¿Qué somos?». Y es cierto, no sabemos que somos realmente, ni de donde venimos. Actualmente las personas están cada vez más entretenidas con cosas, y las preguntas cada vez son más escasas. No obstante, a veces nos preguntamos cuál será el motivo, la razón, de la vida, para qué estamos aquí o si la vida de un individuo tiene algún sentido real.

Filosóficamente la vida tiene un montón de sentidos, y el hombre tiene varios significados. El hombre es considerado por la filosofía como un individuo dotado de alma y espíritu, que posee raciocinio y es consciente de su existencia, capaz de pensar en su pasado, analizar su presente y discernir cuestiones de su futuro.

Relevancia del hombre según el Salmo 8 y la biblia

El salmo 8, como ya has de deducir, es un himno cuyo tema principal es el hombre. A pesar de su aparente insignificancia ante las creaciones de Dios, el mismo hombre es creado divinamente como el maestro de la creación misma. Sin embargo, existen varias cosas que vale la pena mencionar.

Los versículos centrales podemos encontrar que dice «Nos creaste casi igual a ti. Nos trataste como a reyes». Claro que, existen diversas traducciones y versiones, como la de La Reina Valera o la Nueva Traducción Viviente. No obstante, la idea central de este versículo es darnos a entender que Dios nos creó casi como él.

Lo que desea transmitir este pasaje de la biblia es que ser un humano es un honor y de gran valor, que somos superiores y no somos criaturas menores o simples. Que de hecho somos incluso muy inferiores a los ángeles, ya que tenemos una imagen basada en la divinidad, debido a que fuimos creados a semejanza de Dios.

Aquí se vuelve a repetir nuestro dominio sobre la creación. Claramente no tenemos el acceso que tienen, por ejemplo, los ángeles a Dios, pero sí tenemos la autoridad delegada por el mismo Señor de Gobernar la tierra, siempre y cuando nos mantengamos bajo su cobertura y obediencia al Espíritu Santo.

Menciones y referencias al Salmo 8

Podemos analizar los versículos del Salmo 8 y darles un significado un poco más profundo, sabiendo así que hace referencias a otros libros de la Biblia. Según algunas interpretaciones, las preguntas y suposiciones que se hacen en el salmo desde el versículo 4 son preguntas que los ángeles le hacen a Dios.

Por ejemplo, la pregunta «¿Qué es el hombre para que le recuerdes?» puede referirse a Abraham, mientras que «y el hijo del hombre que lo recuerdes?» puede estarse refiriendo al hijo de Abraham, Isaac. «Lo hiciste menos que Dios» puede ser Moisés, el cual se menciona que tenía un rostro brillante. Por otro lado, puede referirse a Josué, el cual hizo que el sol y la luna se detuvieran en Josué 10:12-13, cuando dice «Les das dominio sobre la obra de tus manos».

Igual podemos encontrar referencias a este salmo en la literatura popular. El ejemplo más claro es la reflexión de “Qué obra es un hombre” en Hamlet del escritor William Shakespeare, ya que se dice que éste se inspiró de una paráfrasis del Salmo 8 hecha por Henry Howard.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *