Los dones del Espíritu Santo: cuáles son, significado y cómo usarlos

El Espíritu Santo es la tercera figura de la Santísima Trinidad, y se puede considerar como la representación del amor del Padre y del Hijo. Siendo el regalo que brindan ambos hacia la humanidad.

Por consiguiente, el Espíritu Santo actúa como el dador de la vida y cómo esa presencia que está en los profetas y los guías divinos. Puesto que es el que ha inspirado los escritos sagrados de la Biblia. A su vez, que es la voluntad que llevó a Cristo a hacer su labor aquí en la Tierra.

Los dones del Espíritu Santo

Así pues, su acción hacia nosotros está en santificar y conducirnos, mediante de una serie de dones que son otorgados una vez se hayan realizado los actos del bautismo y de la confirmación. Dichos dones son siete, y se describen de la siguiente manera.

1. Sabiduría

Aquí se debe entender que no se habla de la simple sabiduría humana, o la capacidad de tener conocimientos mediante las experiencias terrenales que puede tener el hombre. Sino de una sabiduría en un sentido más amplio y divino.

En ese caso, el don del Espíritu Santo referido a esta sabiduría es la gracia de poder ver cada cosa con los ojos de Dios. Es decir, desde una perspectiva divina, compasiva y llena de justicia. Tal y como lo señala el texto bíblico dónde Salomón pidió el don de la sabiduría al ser rey.

A su vez, este don permite entender lo que favorece y lo que perjudica según los mandatos de Dios. Por lo que hace posible fortalecer la claridad para ver las cosas, tal y como Dios quiere y aspira que sean.

2. Entendimiento

Este don divino ilumina a las personas para aceptar las verdades y decisiones de Dios. Así que el Espíritu Santo permite a las personas mediante este don, la comprensión de las profundidades del Ser Altísimo.

Mediante la comunicación de los corazones de cada uno, para hacer parte del conocimiento divino, los secretos del mundo y la intimidad del mismo Dios. Y es posible evidenciar esto en los textos bíblicos, cuando este se pronuncia afirmando que le dará corazón a los hombres, para que puedan conocerlo.

Así, el entendimiento está relacionado con la fe, habita en el corazón pero ilumina la mente. Permitiendo crecer cada día y aumentando la comprensión de lo que las enseñanzas de Dios han dejado plasmadas.

3. Consejo

Con este don, las personas pueden acoger y albergar en sus corazones al Espíritu Santo. Así, se pueden hacer más sensibles a la voz de Dios y seguir sus recomendaciones. Por lo tanto, permite que oriente a los hombres sobre sus pensamientos, sentimientos e intenciones.

Y que todas estas confabulan para ir a favor de los designios de Dios. Para que cada persona pueda ser su propio ejemplo a seguir, porque está directamente influenciada por los consejos de Dios a través del Espíritu Santo.

De esta manera, los hijos del Señor pueden discernir entre los caminos y las opciones que tienen, puesto que saben escuchar y se dejan orientar por lo más sagrado. Todo para distinguir lo que es verdadero y lo que es una tentación solamente.

4. Ciencia

Este es el don de la ciencia de Dios y no la que ha creado el hombre. Ya que con este atributo el Espíritu Santo revela, a cada quien que lo acepte, el pensamiento de Dios sobre todas las personas. Por lo tanto, se relaciona bastante con los anteriores dones mencionados.

Así, se menciona que en el libro del Génesis, Dios se complace de lo que ha creado. Puesto que ha colocado belleza y bondad en todo lo que formuló. Y dicha opinión no ha cambiado, solo que el Señor tiene el don de la Ciencia, para poder asimilar la bondad en todas las cosas.

Por lo tanto, mediante el Espíritu Santo, Dios pone a disposición de todos sus hijos este don de ver la belleza que hay en todo. Para que estos puedan alabar y agradecer por todas las cosas que ha creado, que poseen tanta perfección a su propia manera.

5. Piedad

La compasión y la piedad no significan lo mismo. Debido a que la piedad es un don que proviene del Espíritu Santo, que indica una pertenencia a Dios y un vínculo con el que es irrompible. Siendo este el que da sentido a la vida de cada quien.

Dicho vínculo lo conforma la misma piedad, que se mantiene firme a pesar de los momentos más difíciles y tormentosos. Y en la piedad de Dios, en medio de una época caracterizada por el pecado, él mandó a su hijo Cristo para establecer un mayor lazo con el.

Así que este don permite a los seres humanos a siempre estar abiertos a la voluntad de Dios. Siguiendo el ejemplo de Jesús en vida. Quien fue el ser piadoso que formuló la mayor alianza envolvente entre el hombre y el Señor.

6. Fortaleza

Este es el atributo que vuelve a los hombres valientes, capaces de afrontar todas las dificultades y problemas del día a día. Porque se está bajo la confianza y la protección de Dios. También siendo el don más característico de los mártires.

La fortaleza entonces también se relaciona con la firmeza y la perseverancia de la fe propia. Y que impide a que se rechace la misma, puesto que hay un respaldo inmenso con el Señor. El cual permite vencer las adversidades.

En sí, este don llena a los creyentes de fuerza para vencer todo lo que se avecine y valor para emprender sobre acciones buenas, pese a que se está rodeado de las tentaciones. Por lo tanto, la fortaleza también incluye el mantenerse íntegro frente al pecado.

7. Temor a Dios

Esto no consiste en tenerle miedo a Dios, sino mantener un cierto límite y temor a ofender a Dios. Qué es el mayor impulsor para alejarse del pecado, ya que es el Espíritu Santo el que recuerda que el hombre es pequeño ante el Señor, y que debe contenerse con humildad.

El respeto y la confianza también forma parte del temor a Dios, ya que se comprende que Él ama a sus creaciones y desea brindarle la salvación a cada una de ella. Siempre perdona y está lleno de amor, por eso su grandeza es demostrable ante los seres humanos.

Por lo que lo más sabio es mantener una posición de respeto y sumisión, aceptando su voluntad, puesto que es la más llena de sabiduría que existe. Y, por supuesto, jamás alejándose del camino que el pautó para todos sus hijos.

Concluyendo entonces, los dones del Espíritu Santo son una serie de atributos que habitan dentro de cada una de las personas. Principalmente en quienes son acreedores de la fe cristiana.

Por lo tanto, han bien recibido el bautismo y la confirmación, actos que hacen que el Espíritu Santo entre en el alma de las personas y se quede allí de manera de guía, para llevar los pensamientos, sentimientos y acciones justo como señala el plan de Dios.

Así que para eso, se debe estar impregnado de los dones anteriormente mencionados. Se debe tener sabiduría, entendimiento del mundo, acatar del consejo sagrado, poseer ciencia, comprender la piedad, además de mantener una fortaleza y un estado de temor y respeto hacia Dios.

Los dones del Espíritu Santo: cuáles son, significado y cómo usarlos, esbiblia
One comment Añade tu comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *